October 17, 2019

Non omnis moriar

En la novela El misterio de Murano, de Marina Fiorato, cuando Corradino se despide de su maestro Giacomo, le da la cita de Dante que dice: “Non omnis moriar” (no moriré del todo) para después fingir su muerte y escapar a Francia con el secreto de los sopladores de vidrio de Murano.
La trama tiene sustento histórico en lo que se denominó “La guerra de los espejos” entre Francia y Venecia. De acuerdo con el sitio de España del National Geographic, en 1665 el gobierno de Luis XIV envió espías a Venecia para convencer a maestros sopladores y romper el monopolio de la fabricación de espejos. Como Luis XIV gastaba fortunas en estos lujos, a su ministro Jean-Baptiste Colbert se le ocurrió la idea de desarrollar una industria local, ese fue el origen de la empresa Saint-Gobain y el primer caso de espionaje industrial. Al igual que en la novela, el embajador veneciano informa al Consejo de los Diez sobre la nueva fábrica francesa. Dicho Consejo trató de hacer regresar a los maestros venecianos al precio que fuera, por lo que Colbert tuvo que organizar la huida de sus esposas e hijos a Francia.
El Consejo de los Diez decidió envenenar al mejor de los maestros, Antonio della Riveta, y para 1667 el embajador veneciano reportaba que el obrero se encontraba en el otro mundo, por lo que los desertores ante el temor de correr la misma suerte, pidieron perdón y regresaron a Venecia. En la novela, Corradino sufre el mismo chantaje, decide volver y sacrificar su vida para salvar la de su hija que se encontraba en el Ospedale della Pietà.

© Jorge Ikeda 2019