December 12, 2019

Malas noticias

El 6 de diciembre de 2019 varios medios de comunicación reportaron el descubrimiento del yacimiento Quesqui con supuestamente 500 millones de barriles de petróleo de reservas probadas. ¿Por qué este descubrimiento es una mala noticia para México?
En 1981 México era la cuarta potencia productora de petróleo en el mundo, sólo detrás de la Unión Soviética, Arabia Saudita y Estado Unidos. El Presidente López Portillo declaró que los mexicanos habíamos sufrido carencias ancestrales y que de ese entonces en adelante íbamos a administrar la abundancia. Todos conocen el desenlace de esa historia: la crisis económica, la inflación, las devaluaciones y el control de cambios de 1982.
En la serie televisiva “Mitomanía” de Netflix, un personaje define la locura como hacer lo mismo esperando distintos resultados. Dentro de la estrategia del Presidente López Obrador, PEMEX lleva la carga que tenía hace 40 años con un mundo completamente distinto al de aquellos años.
De acuerdo con Irving Gatell, en un hilo publicado en Twitter el 8 de julio de 2019, el plan de López Obrador consiste en emular a Hugo Chávez. Sin embargo, el ex Presidente de Venezuela contó con precios históricos en el petróleo y bastante capital para que varios países giraran dentro de su órbita: Cuba, Bolivia, Argentina y Ecuador. En junio de 2019 el Presidente López Obrador donó 30 millones de dólares a El Salvador para su desarrollo económico. Luego el Presidente de El Salvador; Nayib Bukele, traicionó al Presidente López Obrador al reconocer a Juan Guaidó como Presidente de Venezuela y dar un plazo de 48 horas al personal de la embajada de Venezuela para abandonar el país en noviembre de 2019. Ni siquiera le alcanzó para comprar la lealtad de un país centroamericano.
En el pronóstico de Irving Gatell, el Presidente López Obrador no va a tener tiempo para generar la bonanza que desea y contar con el dinero para poder comprar clientelas y lealtades, especialmente las de las fuerzas armadas ya sean civiles o militares, por lo que habría que esperar lo peor: un golpe de estado.
Aunque el pronóstico suena alarmista, no es improbable. Hay quienes aseguran que México no se puede convertir en otro Venezuela por la vecindad con los Estados Unidos. López Obrador ha cedido en todo con tal de mantener el T-MEC. En lo único que no cedió fue en el petróleo, lo que menos valía dentro del acuerdo y estuvo dispuesto a destrozar la industria automotriz que crecía a doble dígito y que había convertido a México en potencia exportadora. No se conocen los detalles del acuerdo, pero se rumora que Estados Unidos y Canadá le impusieron a México un sueldo de 16 dólares por hora para los trabajadores de las armadoras con el propósito de que el país pierda competitividad. ¿Lo lograrán?

© Jorge Ikeda 2019