October 5, 2020

La privacidad es el derecho a ser humano

El sitio socialcooling.com pretende concientizar sobre los problemas a los que se enfrenta la humanidad. Atendiendo a una máxima de Jeremías Bentham, el hombre se comporta distinto si se siente observado. Por esa razón creó el panopticón, una cárcel diseñada para lograr el buen comportamiento de los internos.

Como el petróleo produce el calentamiento global, los datos provocan el enfriamiento social. De acuerdo con socialcooling.com esto previene que la gente tome riesgos o ejercite la libertad de expresión. A largo plazo, estos ‘efectos paralizantes’ podrían ‘enfriar’ a la sociedad. El proceso es el siguiente:

  1. Los datos se convierten en puntuaciones. Los corredores de datos comparan sus datos con los datos de las personas que conocen más. Al comparar los patrones, intentan adivinar la probabilidad de miles de detalles que quizás nunca hayas revelado.
  2. La gente se ha dado cuenta que estas puntuaciones pueden limitar sus oportunidades.
  3. La gente cambia su comportamiento para obtener mejores puntuaciones.

Los efectos perniciosos de la economía de la reputación y que provocan el enfriamiento social son:

  1. Una cultura de la conformidad. Las personas dejan de dar click a un enlace para no ser raestreada la actividad en los registros (logs).
  2. Una cultura de aversión al riesgo. El sitio en internet socialcooling.com cita el caso de los médicos que toman riesgos en aras de la salud de sus pacientes, reciben malas críticas. Por lo que aquellos que no lo hacen, reciben mejores puntuaciones.
  3. Aumenta la rigidez social. Los sistemas de reputación social limitan nuestra voluntad de protestar contra la injusticia.

En el sitio socialcooling.com hacen una analogía del enfriamiento social con el calentamiento global y el grado de conciencia que existe sobre el problema. La contaminación del ambiente social es invisible como lo era la contaminación al principio. El problema no puede ser resuelto por los políticos, ciudadanos, emprendedores o científicos por sí mismos. La conciencia sobre el problema no es muy alta.

La conclusión a la que llega el sitio no podía ser mejor; “a medida que aumenta la presión para ser perfectos, nos damos cuenta que la privacidad no es más que el derecho a ser imperfecto.”

© Jorge Ikeda 2021